Los chats o bots (de robot) se están convirtiendo en una herramienta de atención cliente fundamental y extremadamente efectiva en los negocios digitales. Al ser una herramienta de comunicación directa con los clientes les ahorra tiempo y frustraciones a la hora de resolver sus dudas y esto, al fin y al cabo, acelera el proceso de venta. Tenemos comprobado con varios de nuestros clientes que es la mejor forma que tenemos los negocios digitales de estar cerca de nuestros clientes, de asistirlos y aconsejarles en su conversión.

 

Existen varios tipos de chats para tu web y diferentes maneras de ejecutarlos: 

  • Chat en vivo: aunque no es la opción más económica si que es la más rápida y efectiva puesto que al haber una persona detrás de las preguntas se pueden ofrecer respuestas más precisas.

 

  • Chatbots: aquí entran en juego los robots que mencionamos al inicio de este blog. Se trata de un chat pre-programado para que responda a preguntas concretas que has preestablecido. Aquí lo importante es establecer una conversación lo más fidedigna posible a la realidad.    Pueden ser sencillos con solo texto o incluso ofrecer un apoyo visual que recomiende productos relacionados o redirija a secciones de la web de interés que resuelva directamente las dudas utilizando inteligencia artificial.

 

La buena noticia es que los chatbots no son de uso exclusivo de grandes empresas ni tienen un precio desorbitado. Hoy en día cualquier empresa o proyecto, independientemente de su tamaño, tiene la posibilidad de configurar su propio chat. La clave está en definir la conversación.

 

El uso de los chats es variado: 

Una vez más, y no nos cansaremos de repetirlo, el éxito del chatbot radica en tener un plan de marketing definido, teniendo claro tus objetivos de negocio y conociendo bien a tus potenciales clientes. Aquí tienes algunas de las características imprescindibles que deben tener: 

 

  1. Hazlo sencillo: establece una comunicación clara, corta y concisa
  2. Humanízalo: bautízalo con un nombre para que los usuarios sientan que hay alguien de carne y hueso velando por sus necesidades e intereses en vivo y en directo.
  3. Capta ledas: es una oportunidad brillante para nutrir tu base de datos con leads calientes. Pide al usuario sus dirección de correo, de esta forma podrás impactarle por email con los contenidos que más le interesen.
  4. Define la personalidad de tu chatbot con frases personalizadas que se correspondan con el espíritu de la marca.
  5. Estudia y elige las herramientas que más se adapten a tus necesidades. Si no sabes por dónde empezar, nosotros te ayudamos. 

 

En breve compartiremos otro post para hablaros de diferentes herramientas que hemos utilizado y los pros y contras de cada una de ellas.

Abrir chat